jueves, 26 de marzo de 2009

Derek Dice

.
Interrumpimos brevemente el silencio de los espacios infinitos, no con angustia pascaliana, ni con furor giordanobrunista, sino con alegría peronista para revertir los sórdidos embates de los tremendistas.


Nos encontramos un tanto ocupados, debido a una serie de investigaciones que venimos realizando en el CEAL (Centro de Estudios Astronómicos del Lacanocookismo), y que pronto compartiremos con los compañeros peronautas.

Por ahora reproducimos una misiva que le enviamos a una de las voces más autorizadas del ciberespacio, la voz marciana del peronismo, Derek dice:


Estimado Mauri,

Le escribimos desde el espacio sideral debido a que en estos últimos tiempos estamos sumidos por entero en ardua labor, trabajando duramente en el frente intergaláctico, y créanos, ya no sólo contra los burócratas sindicales del espacio.

Creemos que la disputa por las señales y ondas radioeléctricas, son parte de la necesaria batalla que tenemos que dar, estando a la altura de su responsabilidad histórica.

Sin embargo, en un ratito, nos hicimos una escapada a su taberna internáutica, y vimos que estaba sirviendo una buena bebida en torno a la pueblofobia. Nos dejó pensando, y le enviamos algunas resonancias magnéticas.

Atte.
Conducción Internacional del Lacanocookismo

------------------------------------------------------------------------------------

Dice Mauri k:

"La pueblofobia se manifiesta por una profunda y cruel sensación de repudio a todo lo que es popular, peronista y pobre. El pueblofóbico considera que excepto ellos, todo el universo pensante recibe una dádiva kirchnerista, una chapa pal techo y un Plan: he ahí la base de su fobia y su desprecio".

"La cura exige un tratamiento prolongado, basado en grandes dosis de paciencia y caridad por la víctima, donde se aparenta "escuchar" al enfermo, buscando que él mismo haga catarsis y que esta sea lo mas contenida y acotada posible, para que pueda tocar fondo y tal vez con eso pegar un salto de calidad".


La cúpula Lacanocookista, que puede "caminar las calles" de Rosario sin acompañantes terapéuticos ni quiroprácticos guardaespaldas --aunque no obstante admire la frescura simpática de un Acero Cali, distinguido deportista popular-- bajó recientemente de la combi-conducción y en un viejo bodegón elaboró el boceto de los "5 términos básicos para la pueblofobia, cuestión preliminar a todo tratamiento posible".

Reproducimos breves segmentos a continuación.

Rodillo: se utiliza en frases del tipo "hay que pasar el rodillo", "a este gil pasale el rodillo", "él se sometió al rodillo". Las claves centrales son: la utilización del silencio, alojamiento del discurso opositor, espera de la vacilación, y el agujereamiento, que implica producir la marca allí donde el tilingaux se desvanece. El timing es la clave, pero se adquiere con experiencia, paciencia y voluntad.

La doble nelson especular: el terapeuta se asienta en un lugar inexistente en la realidad. El aura de dotor es la clave para este espacio topológico central. Se trata de situarse por fuera de todo y desde allí criticar algún defectito del buenazo de Pierre que el tiling aún no advirtió. Una vez culminada esta primer etapa, utilizando el entusiasmo que despertó en el paciente la crítica a Pierre, comienza el dotor a arrasar con presente- pasado- futuro de todos los ideales-valores-goriladas que el fóbico ha adquirido en cómodas cuotas de cable y sus canales de noticiero.
Se trata de la inversión especular de Nelson Castro, utilizando como ropaje ficticio las investiduras del enemigo.

Afirmación Primordial: Especial para reuniones de familiares o amigos que portan esta sintomatología. El terapeuta "madruga a todos" con una temática política que en ningún caso iba a tratarse por esos pagos, porque el paciente busca esquivar el objeto fobígeno (el pueblo, pero también la política). Así, se dispone la agenda, se marca el ritmo, y se debe “pudrir del todo si hace falta”. El Terapeuta no debe perdonar ausencia de consistencia en el discurso del paciente.

Semblante de pueblofóbico auxiliar: Cuando vemos al paciente dirigirse hacia la marcha "del Campo" o de "la inseguridad", se le recuerda que también va la CCC, Castells, que los gauchos llevan a sus peones, y que habla un Rabino (se le oculta que es un rabino copado de lecturas posmo y que no olvidan las polaridades binarias obvias como ciudadano-consumidor o ciudadano-groncho o ciudadano- varón del conurbano)

La gran aníbal: Aquí el terapeuta advierte las dificultades para avanzar, y se dirige más bien hacia su propia tropa. Aumenta progresivamente su léxico populacho. Se dispone a otorgar tranquilidad. Su semblante es de victorioso y no se inmuta jamás, conjugando aspecto de estadista y de optimismo furandis. Su discurso en principio es rechazado por el paciente, aunque luego, cuando éste encuentra a un semejante-chaquers-adversario y comienzan progresivas diferenciaciones (funciona también en el núcleo madre e hija) retorna intrapsiquico el mensaje anilbeano, conquistando identidad y recuperando terreno en la subjetividad del pueblofóbico.
También conocido como "Rodillo in excelsis ".




.

1 comentario:

Mauri K dijo...

A la Conducción Internacional del Lacanocookismo:
Es para mi un placer, saberme parte de la maquinaria de guerra lacanocookista. Haber desencadenado tamaña reflexion me obliga a aceitar mas seguido la maquina deseante que me compone y renovarla con presicion de relojero judio de Amsterdam.
Muchas gracias, su aporte es invalorable para el normal desarrollo de mi egocentrismo.